Parejas

Crisis de Parejas

“Discutimos constantemente”, “Es como si no estuviese, ni nos hablamos”, “es como un amigo o compañero de piso, hace meses que no nos acostamos”, “Todo lo que me dice me lo tomo mal y estoy a la defensiva”, “No me escucha”, “No me entiende”, “Critica todo lo que hago”, “me da miedo que mi matrimonio se rompa”, “Nos queremos divorciar pero no sabemos como hacer con nuestros hijos”“No sé que nos pasa desde hace un tiempo”, “Siento que no me presta atención”, “Siento que no me desea”, “No nos comunicamos”, “Nos hemos convertido en compañeros de piso”, “Ya no sé si le quiero o no”, “No paramos de discutir por cualquier cosa”, “Siento que ni me escucha, ni me entiende”, “No sé como perdonarle”, “No sé como superar esta infidelidad”, “¿En qué nos hemos convertido?”

 

¿QUÉ SON LAS CRISIS DE PAREJA?

Es importante que podamos diferenciar entre crisis de pareja y conflictos. Estos últimos son necesarios para que la relación entre dos personas distintas, crezca y evolucione encontrando soluciones a dichos conflictos.

Por otro lado, las crisis son formas donde algo de esos conflictos ha quedado irresuelto y está empujando a la pareja a hacer algún movimiento para encontrar la solución adecuada.

 

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

Tanto los conflictos como las crisis de pareja son oportunidades para cambiar algo de la relación y resituar algo de la situación familiar. Suelen aparecer a través de los conflictos mencionados anteriormente, a través de infidelidades, falta de comunicación, agresividad y hostilidad manifiesta, falta de deseo, indiferencia o rechazo…

Muchas veces están relacionados con cambios vitales importantes como el nacimiento de un hijo, la muerte de un ser querido, estrés profesional, hacerse mayor, la adolescencia de un hijo, la independencia de otro…

Tantas formas hay de tipos de crisis como parejas, y de lo que se busca es de encontrar de nuevo el equilibrio entre ambas partes. Hay parejas que se reencuentran después de años, otras que no sabían ni que eran así, otras que aprenden a amar y amarse de otra manera, otras que deciden separarse…

 

EL OBJETIVO DE LA TERAPIA

Sería en un primer lugar entender que ha ocurrido en la pareja. La mayoría de parejas acuden con una herida importante que tenemos en cuenta porque llega después de un periodo han tratado de solucionar los conflictos durante un cierto tiempo. Entendemos que resulta difícil acudir a terapia de pareja, pero el esencial para poder evolucionar tomar parte de responsabilidad tanto en los aspectos positivos de la pareja como en los que la están dañando. En los casos donde la resolución de la crisis sea la separación o divorcio, ayudaremos a tramitar por este proceso y a manejar la situación con los hijos.