Una respuesta rápida a esta pregunta sería: VIDA. Pero, por profundizar un poco más… ¿Qué significa vida? Es un significante que tiene tantos significados como personas hay en el mundo. Para algunos significa simplemente respirar, para otros estar enamorados. Hay para quienes significa salud, para otros ser padres. Otros consideran que no es vida sino se vive a “tope” y también hay quienes piensan que el dinero da el sentido a la vida… Podríamos recorrer un sinfín de significados.

         Desde que nacemos, cada uno de nosotros viene a ocupar un lugar en la vida de una familia. No nacemos en una página en blanco, sino más bien ya escrita y dependiendo de las palabras, el amor con el que se escribieron y el sentido de ellas así nos inscribiremos en la vida. En la vejez en cambio, las páginas ya están escritas e incluso arrugadas. Las experiencias vividas dan paso a los recuerdos, el cuerpo marcado por la propia vida ya ha dejado sus huellas que han ido escribiendo una historia.

         En nuestro día a día, solemos trabajar con personas en cualquier etapa de sus vidas. Entendemos la infancia y el trabajo con los padres como pilares estructurantes de la construcción de la subjetividad. La adolescencia y sus idas y venidas puestas en acto son cruciales para dar paso a una etapa adulta y de pareja saludables. Pero y una vez acompañado en todos estos procesos vitales, ¿Dónde quedan nuestros mayores y la vejez?

         Es muy común escuchar entre ellos las siguientes frases: Yo ya estoy mayor para esas cosas, a mi edad una terapia, Yo ya no voy a cambiar, Ya no tengo nada que decir, Yo ya no sirvo”… Desde Psyquia queremos reivindicar el lugar de los mayores, aquellos que son abuelos, aquellos que son ya ancianos, aquellos que han vivido mucho y que por supuesto tienen mucho que contar. Aquellos que se interesan y tienen curiosidad por cosas nuevas y por replantearse cosas “viejas”, aquellos que quieren seguir aprendiendo y cambiando.

         Por otro lado, no queremos dejar de mencionar aquello que a veces cuesta hasta pronunciar en relación con el trabajo de la vejez: La muerte. Los psicólogos solemos hablar acerca de acompañar a las personas en sus procesos vitales, pues morirse forma parte del recorrido vital y en Psyquia creemos que es muy importante poder acompañar a las personas una vez la muerte esté cercana y ayudarles a tramitar las despedidas del mejor modo para ellos.

         Creemos en el poder de la palabra y del relato como transformadores de realidades y para ello necesitamos de ellos para poder seguir aprendiendo mutuamente. Como se puede ver en la fotografía, ellos son el puente que nos ayuda a agarrarnos a la Vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *